top of page

Tres textos sobre la caída de Constantinopla


En este inicio de semestre, los y las estudiantes de preparatoria nos comparten una breve explicación sobre lo que sucedió aquel fatídico 29 de mayo de 1453 en la actual Estambul, cuando los turcos otomanos lograron someter a una ciudad milenaria, la antigua Constantinopla. Este trabajo es producto de la reflexión llevada a cabo en las sesiones de aula de la Unidad de Aprendizaje Curricular de Humanidades I.


Cuando los cañones sonaron: la Batalla que Cambió el Mapa del Mundo.

Valeria Marbey Fernández Villatoro

 

La caída de Constantinopla es un acontecimiento histórico que sucedió el 29 de mayo de 1453. Este suceso fue definitivo en la caída del Imperio Bizantino y el ascenso del Imperio Otomano. Los protagonistas fueron el sultán otomano Mehmed II, conocido como el conquistador, y el último emperador bizantino, llamado Constantino XI. En este texto se hablará de este importante suceso.


Constantinopla estaba protegida por enormes murallas. La defensa de esta ciudad estuvo a cargo de Constantino XI, que fue el último emperador bizantino, y de Giovanni Giustiniani Longo, un comandante de Italia que lideró a miles de sus soldados y fortaleció las murallas. Sin embargo, a pesar de la valiente resistencia, la ciudad no pudo aguantar el ataque de los otomanos.


Pero, ¿quién atacó Constantinopla? Fue Mehmed II, conocido como Mehmed el conquistador, llevó a cabo el ataque con un enorme ejército, muy bien preparado. Él aprovecho la tecnología de los cañones, de los cuales, el más conocido fue basilisca, que fue creado por Orban, un ingeniero húngaro. Los cañones atacaron y debilitaron las murallas, que habían protegido a Constantinopla durante siglos.


Por otro lado, la cadena que bloqueaba el acceso a la bahía del “cuerno de oro” por el mar, fue rebasada también por los otomanos, esto permitió el ingreso de sus barcos al puerto de la ciudad y debilitaron más la posición defensiva de los bizantinos.

Este conflicto entre el Imperio Bizantino y el Imperio Otomano estaba lleno de tensiones en el tema religioso. Constantinopla defendía el cristianismo ortodoxo, eso se convirtió en un objetivo para los otomanos. La expansión era una prioridad para el Imperio Otomano y su religión adquirida hacía un par de siglos: el Islam.


¿Y cómo finalizó? Con la conquista definitiva de la ciudad por parte de los otomanos. Esta historia marcó el fin de la Edad Media.


¿Y cómo finalizó? Con la conquista definitiva de la ciudad por parte de los otomanos. Esta historia marcó el fin de la Edad Media. Hoy en día, Constantinopla es Estambul, ubicada entre Asia y Europa. Era un importante centro comercial y, por eso, la caída de la ciudad cambió las rutas marítimas. Los europeos buscaron nuevos rumbos y eso los llevó a descubrir América.


Mover mar y tierra para conquistar Constantinopla

Jorge Octavio Coutiño Ángeles

 

Hace mucho tiempo existía una ciudad llamada Constantinopla, la cual tenía características que la hacían única en Europa y en el mundo, ya que, gracias a su geografía, era una de las ciudades principales por sus rutas de comercio, haciéndola prácticamente impenetrable, ya que sus majestuosas murallas estaban divididas en tres secciones, una más fuerte que la anterior, siendo de las ciudades más difíciles y complejas tácticamente de conquistar. Pero eso no sería suficiente para Mehmed ll…

Esta historia da inicio alrededor de 1452 cuando el joven sultán con el nombre de Mehmed ll mostró que estaba dispuesto a mover mar y tierra para conquistar Constantinopla. Al llegar a esta ciudad, se encontraría con grandes problemas, comenzando por las majestuosas murallas, el famoso canal del Bósforo y uno de los mayores problemas a los que se enfrentaría sería una cadena, la cual no dejaba que ninguna embarcación no permitida entrara al cuerno de oro, que estaba ubicado dentro de Constantinopla y sería clave para los musulmanes lograr entrar por ahí.

Tras varios intentos de Mehmed ll por entrar a la ciudad, ninguno de ellos daba resultado, ni las embarcaciones, ni los ataques terrestres. Pero ellos contaban con un arma que los bizantinos no tenían, creada por Orban. En primera instancia, Orban quería vender esta arma, con el nombre de basilisca, de una inmensa longitud y peso, a los bizantinos, pero debido a los problemas económicos, esta venta no se llevó a cabo, y fue ofrecida y comprada por Mehmed ll, generando grandes daños en las murallas, pero ellos no esperaban que siempre, al día siguiente, la muralla fuera restaurada de alguna manera por la gente que habitaba la ciudad.



Los musulmanes llegaron a tal punto de desesperación que consideraron abandonar la batalla, pero por pura coincidencia, presagios de todo tipo aparecerían en ese momento, tanto luces en el cielo, como un eclipse lunar, creando y representando la media luna de los musulmanes, esto los motivaría a aguantar más y crear un plan táctico, el cuál era rodear Constantinopla, llevando embarcaciones y fuerza militar, como eran los Jenízaros, que eran niños secuestrados en conquistas anteriores criados para ser los guerreros ideales, logrando entrar a Constantinopla. Constantino Xl al darse cuenta de esto, solicitaría la ayuda de Giovanni Giustiniani, de los mejores guerreros en Europa. Juntos, los católicos, ortodoxos y bizantinos pelearían dando su vida por Constantinopla, pero gracias a la superioridad numérica y motivación de los musulmanes, le darían punto final a la que, en su momento, fue considerada la ciudad más importante de Europa.


La caída de Constantinopla

Déborah Sicarú Sumoza Carballo


La caída de Constantinopla en 1453 marcó un hito crucial en la historia, involucrando elementos políticos, religiosos y comerciales. Mehmed II, el líder otomano, desencadenó un asedio épico contra la ciudad, gobernada por Constantino XI. El ejército de mercenarios católicos, encabezado por Giovanni Giustiniani, peleó contra los jenízaros, soldados de élite del Imperio Turco-Otomano.


Mehmed II desafió las murallas de 22km de largo y 8 metros de ancho; estas murallas, junto con la cadena que había al otro lado de la ciudad, en el estrecho marítimo, fueron construidas a lo largo de siglos para proteger Constantinopla. Entre los varios recursos que tenía, contaba con la invención de Orban, un ingeniero húngaro que diseñó un cañón llamado basilisca, que medía 9 metros.


La resistencia de los defensores fue valientemente encabezada por Constantino XI y contó con la ayuda de Giovanni Giustiniani. Sin embargo, a pesar de sus esfuerzos, los otomanos avanzaron y la ciudad cayó.


La población de Constantinopla, integrada por cristianos ortodoxos, enfrentó un destino incierto bajo el dominio otomano.  Los jenízaros, tropas de élite que habían sido niños secuestrados y entrenados, jugaron un papel destacado en la conquista.


Los presagios de la caída de Constantinopla eran evidentes para muchos, desde eventos provocados por un volcán hasta fenómenos en el cielo. Estos eventos se interpretaron de diversas maneras, pero, para muchos, fueron señales de cambio inevitable.


En conclusión, la caída de Constantinopla representó un cambio en la historia, marcando el fin de una era y el surgimiento de un nuevo imperio que duró desde 1453 hasta 1918, acabando en la Primera Guerra Mundial. Este suceso tuvo varios impactos en la historia, uno de ellos fue el descubrimiento de América, ya que, al cerrar las rutas de Constantinopla, los europeos buscaron otra manera de comerciar, y se mandó a Cristóbal Colón a una expedición que terminó encontrando América.

89 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Comentários


bottom of page